Una de las contemplaciones del cuerpo en el cuerpo es la contemplación de la respiración. Cultivarla y practicar esta la atención con asiduidad da muchos frutos y es muy beneficioso.

            Siddhartha Gautama

 

unnamedCada respiración es un nacer y un morir, y por este motivo pede convertirse en el vehiculo más adecuado para aprender a vivir y también para dejar de temer la muerte; se trata de introducirse en el ritmo del tomar y del desprenderse del que están hechas todas las situaciones de nuestra existencia. Atendiendo este flujo y reflujo del aire en nuestro organismo, descubrimos que puede difractarse en cuatro tiempos : inhalación, retención, exhalación y mantenimiento en el vacío. El primer tiempo nos dispone para acoger y nos ejercita en la actitud de recibir. Retener la inhalación corresponde al tiempo de llenarse y de disfrutar de esta plenitud. Supone la capacidad de interiorización y de saber permanecer en este estado de recogimiento en contacto con el propio mundo interior. La exhalación se corresponde con el momento de dar y de abandonarse. En las prácticas de meditación se enseña a alargar el tiempo de la expiración. El cuarto tiempo, después de la exhalación profunda, cuando el soltar y el abandonarse se alargan hasta el final, hasta el extremo, llegamos a permanecer unos instantes en el vacío. Este vacío permite experimentar que el ser humano puede hacer estancia en la nada sosegadamente, sin inquietarse.unnamed

  Xavier Melloni. El Desig essencial.